como duermen los niños con altas capacidades

¿Cómo duermen los niños con altas capacidades?

Estudios han mostrado que los niños con altas capacidades tienden a dormir más durante el día y menos durante la noche, lo cual significa que sus horarios son totalmente distintos de aquellos que no tienen las mismas habilidades.

La mayoría de ellos tienen problemas para conciliar el sueño si se acuestan temprano porque su cerebro está activo todo el rato y necesitan mucho descansar para mantenerse despiertos durante la noche.

Si quieres conocer todo sobre cómo duermen los niños con altas capacidades y cómo mejorar su calidad de sueño, en este artículo te desvelaremos todo.

¿Cuál es la relación del sueño y sus altas capacidades?

La mayoría de estos niños tienen una ancha banda cerebral pudiendo procesar y pensar mucho mejor que los demás.

El cerebro tiene dos etapas principales del sueño: el REM, cuando se produce la actividad mental máxima, y el sueño lento o delta.

Ellos necesitan dormir más durante el día para mantenerse despiertos porque su cerebro no conlleva bien con las fases alternadas en que duermen los adultos comunes.

Sin embargo, sus niveles de alerta son mayores todo a lo largo del día.

¿Cuáles son las consecuencias al no dormir bien?

Mantener niveles altos de alerta constante puede ser muy cansado para ellos debido a que su mente y ojos están en constante estrés todo el tiempo, lo cual necesitan descansar antes de volver a levantarse por la mañana.

Esto tiene como resultado un rendimiento escolar menor, problemas con los compañeros en clase, nerviosismo y agresividad extrema.

En vez de esperar pacientemente su turno para hablar, los niños altamente capacitados pueden arrancarse del asiento y gritar porque les cuesta trabajo encontrar un equilibrio entre sus niveles de alerta constantes.

¿Qué pueden hacer para relajarse y dormir bien?

Para ayudar a los niños altamente capacitados a dormir bien, pueden comenzar con las siguientes iniciativas:

Realizar un horario regular para irse a la cama. Esto les da tiempo suficiente para establecer una rutina de preparación antes de acostarse y descansar el sueño necesario.

Mantener sus habitaciones oscuras cuando se van a quedar allí durante la noche. Usualmente es mejor si no hay luces encendidas en el cuarto porque equilibra el nivel de luz del entorno.

Establecer un ritual para relajarse antes de irse a dormir, como lavar los dientes o hacer ejercicio con calma por la tarde.

Regular las horas que duran sus siestas y concéntrenlos en esta actividad lo menos posible dentro y fuera del hogar para evitar el riesgo de problemas respiratorios como asma o bronquitis crónica.

– Pueden ayudarlos a mantener su mente activa si quieres leerles un libro u organizar juegos de mesa.

Asegurarse que su comida es nutritiva y equilibrada para tener un sueño profundo, ya sabes: fruta fresca natural, verduras crujientes cocidas o asadas en bajas temperaturas, pan integral con aceite vegetal como mantequilla o margarina semidescremados, cereales sin azúcar u otro edulcorante artificial mezclado fuera de la caja original (panadería), pollo, pescado gratinado al horno acompañando las zanahorias tiernas hervidas.

Te dejamos una página para estos niños, con muchísima información de utilidad:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba